casa cóncava

madrid

2020

Nos gusta la capacidad que tiene la arquitectura de comunicar un mensaje. A través de la construcción somos capaces de decir quiénes somos y reflejar la sensibilidad estética de un momento de la historia.

 

Esta casa habla de sus habitantes, de sus preocupaciones y sensibilidades.

 

La casa está ubicada en la zona con mayor acceso solar de la parcela, con una disposición de su eje longitudinal en la orientación este-oeste. Se abre de forma puntual hacia el norte para ver las montañas y completamente hacia el sur, para recibir la luz del sol y conectarse al jardín. Esta disposición de las ventanas habla del sol y del viento. Habla del lugar en el que está.

 

El esquema en simetría de la vivienda cumple una triple función. Por un lado organiza claramente las estancias separando el día de la noche y el trabajo del descanso. Por otro lado hace referencia a la creación de una forma estable, serena y en armonía. Y por último muestra la voluntad de la casa de superar el paso del tiempo. De no quedar obsoleta. Una composición clásica, empleada desde hace miles de años en arquitectura, pero resuelta en esta vivienda de una forma absolutamente contemporánea.

 

La curva de la fachada hacia el sur recuerda al recorrido del sol y muestra la voluntad de la casa de abrazar los espacios exteriores. Dota a la vivienda de expresividad y refuerza su carácter singular.

 

Una plataforma atraviesa perpendicularmente la vivienda según el eje norte-sur y coloniza completamente la parcela. Un gesto mínimo sobre el que se dispone la piscina hacia el sur.

atrás